¡Gracias mamá!

THANK YOU MUMMY Me he pasado casi toda la vida “peleada” con mi madre… Rosatina, la Iaia Rosa o la sexadolescente… -como le gusta referirse a ella misma- hasta el día que me di cuenta que era un espejo en el que me veía reflejada. Lo que no me gustaba de ella era porque existía dentro de mí. Pero ¿sabes? Nací en Londres porque salieron huyendo de la dictadura franquista. Mi alternativa hubiera sido venir al mundo en una cárcel o seguramente ni siquiera estaría hoy aquí. Y luego me crió como madre y padre cuando Tata Ricardo se volvió a Argentina. Tela… Así que, a principios del año 2020, tras unas constelaciones familiares donde acabé poniéndome involuntariamente en su piel me mandaron deberes: un regalo para ella para darle las gracias por cada año de vida. Decidí que fuera una postal con un poema, lo que a ella le gusta para su cumpleaños. Uno cada día… Sí, así es, durante 45 días seguidos cumplí. Ya era hora, ¿verdad? Poco después, me pilló el estado de alarma de camino a Japón, en su época más popular por su preciosa, rosada y efímera flor de cerezo, pero con todas las cancelaciones de mi propia agencia de viajes a la vista, me di media vuelta porque allí no podía hacer nada y quería estar cerca de mis hijas y especialmente de mi madre, que además es población de riesgo, por su edad y su asma. Nada más llegar, le di mascarillas que […]

¿Cuál es tu chibi rutina? Ésta es la mía

¿CUÁL ES TU CHIBI RUTINA? ÉSTA ES LA MÍA Cuando leí el post de Kirai sobre la rutina que llevaba tras tres semanas de cuarentena voluntaria y pedía consejos de qué hacer, pensé, voy a ver yo. De primeras, hiciera lo que hiciera de día (por lo general dormir) a las seis de la tarde me ponía la alarma para hacer una media hora de meditación y así a las siete la chibi charla en directo por el Facebook de portaljapon. Al séptimo día, me dio un bajón y me quedé durmiendo y desconectada un par de días. El desánimo y la situación me pesaba. Pasadas las tres semanas sin rutina ninguna, empiezo a activarme un poco y pensar en qué quiero hacer, porque no soy de rutinas, más bien lo contrario, anti rutinas, anti normas. Estrictas, con horarios. Y propone mucha gente muchas cosas, pero que a mí no me sirven. Así que voy a ver qué necesito y qué quiero yo. Si alguna de mis ideas te sirve, cógela. Lo digo porque es como con el trabajo, hay gente que necesita un horario concreto para cumplirlo y después olvidarse, pero si mi mejor horario que me cunde es desde las 7 – 8 de la tarde, especialmente desde las 11 en adelante hasta la madrugada, a mí un trabajo matutino, acaba conmigo, no me sirve. Así que yo tengo localizado mi mejor horario, en el que soy más productiva y efectiva, con el silencio de la noche, soy […]